Curiosidades históricas

UN DENTISTA EN LA RUTA DE LA SEDA

14724633_630088837199310_7683570670753746553_n

Gracias José Antonio por acordarte de nosotros mientras paseabas por Kasghar.

Este cartel le llamó la atención y su cámara captó esta foto tan curiosa. Bajo el anuncio y tras una cortinilla ejerce su profesión un dentista. Kasghar es una ciudad de la República Popular China, situada entre varias rutas que han favorecido su desarrollo en un importante centro político y comercial casi desde su fundación. A unos 200 km de la actual ciudad, justo en la frontera de Kirguistán, pasaba la antigua Ruta de la Seda.

EL RATÓN PÉREZ

El rincón de los más pequeños

“El rincón de los peques”

Desde nuestra niñez recordamos con ilusión al Ratón Pérez, que a cambio de un diente nos dejaba una moneda o un bonito regalo. Es un personaje muy popular conocido también en otros países. En Francia se le conoce con el nombre de “Ratoncito”(la petite souris), en Italia como Topolino”, “Topino” (Ratoncito) o “Fatina” (Hadita) y en los países germanos, el “Hada de los dientes” (Tooth Fairy).

El origen del Ratoncito Pérez en España, se le ha atribuido al jesuita Luis Coloma, cuando en torno a 1894 recibió de Palacio el encargo de escribir un cuento para Bubi I, (Alfonso XIII) que en contaba con ocho años y se le había caído un diente.

Luis Coloma situó la historia en el corazón de Madrid, muy cerquita del Palacio Real, en el número ocho de la calle Arenal. El ratón vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas, en el almacén de la famosa confitería Prats. El ratoncito se escapaba frecuentemente y a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Bubi I. El Ratón Pérez visitaba a muchos niños que habían perdido algún diente que depositan bajo la almohada y a cambio recibían un regalo. Probablemente Luis Coloma tuvo la intención con este cuento y de la mano del Ratón Pérez, de enseñar al futuro rey Alfonso XIII a ser más generoso, ya que supo de la existencia de muchos niños pobres que vivían en Madrid.

CIRUJANO PERSA EXTRAE UNA MUELA

 

img_0271

 

 

 

 

 

Un cirujano persa extrae una muela a un paciente.

Lámina pintada a mano en un Corán. Siglo XVIII

 

 

DENTISTA EN JAPÓN

Dentista en JapónLa medicina y la cirugía se extendió desde China hasta Corea y posteriormente a Japón. Hacia el siglo VI, los misioneros budistas llevaron con ellos algunos venerables libros textos médicos chinos. Los monjes introdujeron el uso del cepillo de dientes (escobilla realizada con ramitas) y raspado de la lengua. En el siglo X, Yasuri Tambano, descendienrte de un emperador chino, emigró a Japón y escribió el que se considera el libro más antiguo japonés sobre medicina, llamado “Ishindo“, su hijo Kanesaku es considerado el primer dentista japonés ya que se le concedió el nombramiento de Dentista de Cámara de la corte, cargo que mantuvieron sus sucesores.

Durante los siglos XVI y XVII la dontología la ejercían profesionales muy dispares que usaban la acupuntura, la muxibustión y la cauterización contra el dolor de dientes. Como último recurso utilizaban la extracción. En este grabado realizado en plancha de madera del año 1800, un dentista extrae un incisivo a su paciente. Ambos arrodillados frente a frente al estilo japonés. Se puede observar varias dentaduras de madera sobre papel de arroz.

Bibliografía:

Historia de la extracción dentaria. Julio Gonzalez Iglesias. Yeltes Soluciones Gráficas SL. Madrid 2007

Historia Ilustrada de la Odontología. Malvin E. Ring. Ediciones Doyma. Barcelona 1989.

PRIMER DENTISTA EGIPCIO

IMG_4227En el antiguo Egipto, el primer dentista fue Hesi-Re, que sirvió al faraón Zóser (3000 a. C) en cuya tumba hay una placa donde se le describe como “el más grande de los médicos que tratan los dientes”. Los egipcios sufrían de gran variedad de enfermedades dentales, y parece que la extracción era la forma más habitual de aliviar dichas afecciones. También es probable que estos primeros dentistas taladrasen agujeros a través de la cortical de la mandíbula para aliviar la presión producida por exudados purulentos asociados a abscesos dentales.

La dieta rudimentaria era una de las principales causas de los problemas dentales ya que el grano para hacer pan se molía con piedras muy bastas y numerosas partículas de arena se mezclaban con la harina. Además la dieta era básicamente vegetariana y se consumía mucha arena procedente del suelo que era muy arenoso, así que se producía un severo desgaste de las superficies masticatorias de los dientes e inevitablemente la pulpa dentaria quedaba sin protección apareciendo abscesos y quistes.

 

Bibliografía:

Historia de la extracción dentaria. Julio Gonzalez Iglesias. Yeltes Soluciones Gráficas SL. Madrid 2007.

Historia Ilustrada de la Odontología. Malvin E. Ring. Ediciones Doyma. Barcelona 1989.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies